jueves, 28 de abril de 2011

3

A veces cambiaba el color de las paredes, otras veces el perro hablaba. A veces solo cambiaba yo.Era raro.

Esta bien, mientras no te pierdas.
mientras vuelvas siempre.

1 comentario:

  1. ¿No cambiaban tus palabras? las mías sí.

    (bonita entrada)

    ResponderEliminar

Sé que tenés algo que decir, todos tienen algo que decir.
Contame, no me gusta hablar sola.