miércoles, 14 de diciembre de 2011

29

Ahora estás sentado, hablando de las películas de Coppola h. pero sabemos, en la parte más profunda de nuestras mentes, que fuiste un niño que le pegaba con palos a los sapos del campo, todo verde y amarillo, de tu señor abuelo.

(Volví, presiento que volví, pero nunca estoy del todo segura.

3 comentarios:

  1. Ojala tu presentimiento sea verdad.
    muy bonita entrada

    besos

    ResponderEliminar
  2. El niño que sigue dentro de él es lo que él es. Punto.

    ResponderEliminar

Sé que tenés algo que decir, todos tienen algo que decir.
Contame, no me gusta hablar sola.