miércoles, 21 de noviembre de 2012

44

A Pancho lo ilumina la luz del televisor. Lo veo desde la puerta, como escondida. Su cara pasa por el azul y el rojo, el verde y el amarillo.
Pancho tiene la cara blanca, parece más pálido. Todo a su al rededor está más pálido. No resisto la tentación y le doy un beso en la frente. Me golpea el hombro para correrme.
Todo a nuestro al rededor parece muerto.

2 comentarios:

  1. Siempre que te visito me dejas entre la sonrisa por lo dulce de tus palabras y una tristeza rara de estás que no sabes explicar. Y me encanta.

    ResponderEliminar

Sé que tenés algo que decir, todos tienen algo que decir.
Contame, no me gusta hablar sola.